www.hangar57.com

Vaya al Contenido

Menu Principal

EL ALCHOL EN EL CUERPO

20 CONSEJOS MEDICOS

8. Alcohol


Todos saben que el alcohol dificulta la eficiencia del mecanismo humano. Se ha enfatizado este hecho una y otra vez en periódicos, revistas, televisión y otros medios, en todo el mundo. Los estudios han demostrado, sin dejar lugar a duda, que la bebida está íntimamente ligada con el deterioro de la performance. Las estimaciones realizadas indican que el alcohol es el factor principal en casi el 50 % de los accidentes automovilísticos. Los análisis de los accidentes de aviación, en los últimos años, mostraron al alcohol como un factor que contribuyó en casi el 40 % de los accidentes en los comienzos de la década del '60. El descubrimiento del problema, educación y reglamentación han disminuido este factor a alrededor del 20 % en los últimos años de la década del 60 y a principios de la del 70.

En "reuniones de hangar" entre pilotos experimentados, hay casi un acuerdo del 100 % acerca que la bebida y el volar no se mezclan. Los informes sobre accidentes muestran que muchos pilotos han ignorado su buen criterio y lo han pagado con sus vidas. Un automóvil se mueve solamente en dos dimensiones. Un avión se mueve en tres; por lo tanto, operar una aeronave es mucho más complejo. En consecuencia, cualquier piloto que no se encuentre en condiciones óptimas estará en desventaja. Aun el vuelo recto y nivelado, de un punto a otro, requiere un alto grado de criterio, atención, coordinación y destreza. Deben tomarse cientos de decisiones, algunas de ellas basadas en información incompleta (tiempo adverso, etc.).

Obviamente, cualquier cosa que disminuya su capacidad para tomar decisiones correctas aumentará las posibilidades de sufrir un accidente.

¿Qué es el alcohol? ¿Cómo afecta su performance como piloto? El alcohol que se consume en la cerveza y en las mezclas de bebidas es simplemente alcohol etílico, un depresor del sistema nervioso central. Desde el punto de vista médico, actúa sobre el organismo casi como una anestesia general (éter, cloroformo, etc.). La "dosis" en el caso del alcohol, por supuesto, es generalmente inferior e ingerida en forma más lenta. Pero el efecto básico en su organismo es similar.

El alcohol es absorbido por el tracto digestivo fácil y rápidamente. El torrente sanguíneo absorbe alrededor del 80 al 90 %, del alcohol en un trago largo, dentro de los 30 minutos posteriores a la ingesta. La cerveza actúa un poco más lentamente, pero no mucho.

Muy probablemente, Usted habrá oído, una y otra vez, que el alcohol es un depresivo y no un estimulante. Por supuesto, después de uno o dos "tragos", Usted se siente estimulado. Esta sensación es engañosa y ocurre debido a que parte de la acción depresiva del alcohol que trabaja en el cerebro produce una liberación de las restricciones e inhibiciones usuales. Usted puede gozar de una sensación de seguridad, bienestar, confianza y al mismo tiempo sentirse libre de presiones. En realidad, su pensamiento se vuelve lento, responde a situaciones urgentes en forma menos eficaz y se encuentra impedido de realizar hábilmente tareas simples con rapidez y precisión. Si, además, Usted está fatigado, hambriento o bajo "stress", estos obstáculos estarán suplementados.

El efecto del alcohol se multiplica cuando una persona es expuesta a la altura. Dos "tragos" en vuelo equivalen a tres o cuatro en tierra. La razón de esto es que, químicamente, el alcohol interfiere con la capacidad del cerebro de utilizar el oxígeno. Los efectos son rápidos, primero, porque el alcohol pasa rápidamente al torrente sanguíneo y segundo, debido a que el cerebro es un órgano altamente vascularizado, es inmediatamente sensible a los cambios en la composición de la sangre. Entonces, para el piloto, la menor proporción de oxígeno disponible, juntamente con la menor capacidad del cerebro (bajo la influencia del alcohol) para utilizar el oxígeno existente, se suma a una combinación mortal.

Su cuerpo requiere cerca de tres horas para librarse del alcohol que contiene un "cocktail" o una cerveza. Las normas existentes consideran ilegal volar antes de las ocho horas si se ha bebido un solo "trago". Los pilotos más precavidos se permiten un lapso de doce horas entre "la botella y el acelerador". La norma general establecida por las compañías aerocomerciales, es de 24 horas.

Los efectos mínimos posteriores a una "borrachera" pueden ser tan peligrosos como el estado de intoxicación. En la mañana posterior, el agotamiento embota sus sistemas y disminuye su posibilidad de alcanzar su máxima eficiencia. Investigaciones recientemente efectuadas por la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos de América indican que algunas funciones pueden requerir hasta 2 días para recuperarse completamente de una "borrachera".

No beba alcohol de ninguna manera durante un período de 8 horas previas a la realización de un vuelo y no se exceda durante las 24 horas antes del vuelo. No invite al desastre permitiendo que el alcohol y la hipoxia lo atrapen.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal