www.hangar57.com

Vaya al Contenido

Menu Principal

NAVEGACION - LA NATURALEZA FUE PRIMERO

SABER MÁS

LA NATURALEZA FUE PRIMERO (Navegación)



JEREMÍAS escribió sobre la cigüeña migratoria hace más de dos mil quinientos años. Hasta el día de hoy, los hombres siguen fascinados por las criaturas que emigran, como el salmón, capaz de nadar miles de kilómetros en el océano para volver al río donde nació, y las tortugas laúd, que también realizan viajes increíbles.
Un equipo de científicos siguió el rastro de una tortuga laúd que salió de su playa de anidamiento en Indonesia y nadó 20000 kilómetros (13000 millas) hasta la costa de Oregón (Estados Unidos).
Esta especie acostumbra volver a la misma zona de Indonesia para desovar.
Algunos animales son capaces de encontrar el camino a casa, una facultad muchísimo más sorprendente que el desplazamiento de las criaturas migratorias. Por ejemplo, unos zoólogos tomaron dieciocho a1batros de una pequeña isla en el centro del océano Pacífico y los trasladaron en aviones a miles de kilómetros de allí.
A unos los soltaron cerca del extremo occidental del océano, y a otros cerca del extremo oriental. Al cabo de unas semanas, casi todos habían regresado a su punto de partida.
-
En varios experimentos se han transportado palomas completamente anestesiadas o en tambores giratorios a sitios desconocidos a más de 150 kilómetros (casi 100 millas) de su lugar de origen; pero tras volar en círculos unas cuantas veces, han calculado su posición y se han dirigido derecho a casa. En vista de que las palomas encuentran su palomar aunque se les pongan lentes esmerilados en los ojos, los científicos creen que calculan su posición en relación con su hogar detectando distintos puntos desde donde reciben datos importantes para la navegación.
Las mariposas monarca se desplazan más de 1600 kilómetros (casi 1000 millas) desde vastas zonas de Norteamérica hasta una pequeña región de México. Aunque nunca han estado allí antes, encuentran la ruta y llegan a los mismos árboles donde sus bisabuelos depositaron los huevos el año anterior. La forma en que se orientan sigue desconcertando a los naturalistas.
Mientras que nuestros aparatos de navegación automáticos dependen totalmente de satélites, muchos animales se valen de diversos métodos de navegación: desde la observación de puntos de referencia y el Sol hasta la detección de campos magnéticos, aromas distintivos e incluso sonidos. El profesor de biología James L. Gould escribe: "Los animales cuyas vidas dependen de la navegación precisa cuentan, sin excepción, con más equipamiento del necesario. [...] Por lo general, vienen provistos de estrategias alternativas, y eligen una u otra según cuál sea la que les proporcione datos más, fiables". La complejidad de la navegación animal aún desconcierta a los investigadores.



"Hasta la cigüeña en los cielos… bien conoce
 sus tiempos señalados" (Jeremías 8:7)


 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal